Con la era digital la tecnología no para de que avanzar, lo podemos observar en el Social Media, Big Data, realidad virtual, Cloud, AI, Robótica y 3D. Las fuerzas teconlógicas están cambiando el viejo orden mundial y estamos viendo como muchas organizaciones tropiezan al intentar adaptarse a todos los cambios que esto conlleva.

Por otro lado, podemos ver otras empresas totalmente digitales, con otro concepto muy diferente no solo de operar sino de cubrir nuevas necesidades, son la adaptación a otro modelo de consumo al que no estamos habituados.

Empresas como AirBnB o Uber son el ejemplo de empresas tecnológicas nacidas para satisfacer las nuevas tendencias de consumo que han venido para quedarse y seguir mutando aunque a algunos les incomode y traten de tirarlo atrás. Hay que confesar que esto no es más que el reflejo del dolor que sienten algunos por la negación de un cambio de era y de paradigma, es el temido y repetitivo “adaptarse o morir” de Darwin que sentimos en cada cambio de era.

A su vez, este cambio de mindset no sólo nos trae un cambio en términos de tecnología, sin duda nos trae también un cambio de mentalidad y de consciencia. Este cambio nos brinda el poder utilizar todas sus posibilidades  para una mayor realización personal y profesional, diseñar lugares de trabajo más centrados en las personas y en la conciliación, más orientados a los objetivos y mucho mejor conectados entre nosotros y con nuestra esencia.

 

El digital mindset, una mezcla de consciencia y tencología

Tras haber estudiado diferentes oponiones me quedo con estas 7 características que para mí parecer detallan de la mejor forma un digital mindset. No he podido dejar de sentir una gran conexión en como esta era digital nos enseña un claro camino hacia un cambio de consciencia, responsabilidad personal y de espiritualidad.

 

Mentalidad de abundancia

un alpinista en la cima de montaña

El poder de lo digital es profundamente transformador y a continuación veremos el por qué.

Aquellas personas y organizaciones que se siguen rigiendo desde una mentalidad de escasez, sin compartir la información ni el conocimiento, desconfiando y compitiendo y con gran ambición de poder, no podrán continuar de forma natural en la nueva era digital.

Un mundo digital y conectado tiene como características la colaboración y la cooperación, la apertura de mente de las personas así como la gratitud, el aprecio y la confianza que no son más que los componentes de una mentalidad abundante.

Vivimos en un mundo abundante en todos sus sentidos y cada vez tendemos a alinearnos más con las leyes de este universo a través del aprendizaje, la experiencia y el sentido común.

 

Mentalidad de  crecimiento: el aprendizaje continuo

Carol Dweck realizó una investigación donde diferenció dos tipos de mentalidades, la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento, y cómo estos se relacionan con la percepción de las personas de sus propias habilidades.

Aquellos con una mentalidad fija creen que la inteligencia es estática, y esto dificulta cambiar pensamientos, comportamientos y creencias que ya no nos sirven. Además, esto dificulta aprender ágilmente o adaptarse a un mundo ambiguo y cambiante, como es un mundo digital.

Por otro lado, las personas con mentalidad de crecimiento como las digital mindset, son las que disfrutan aprendiendo aprovechan todas las oportunidades para mejorar y aprender cosas nuevas. Generalmente, son las personas que ofrecen y comparten información, hacen preguntas y prueban nuevas formas de hacer las cosas.

El cambio en entornos digitales es constante y por lo tanto requiere de una constante y rápida adaptación y de aprendizaje, y no tan sólo a nivel práctico sino a nivel mental y emocional.

Por ello, son las personas con mentalidad de crecimiento las que se adaptarán de una forma más fácil y rápida a todos los cambios, ya que están habituadas a esforzarse más para aprender cosas nuevas, hacerse cargo de su propio aprendizaje y tienen mayor capacidad de recuperación ante la superación de retos y desafíos, así como una mejor gestión de la frustración.

 

Enfoque ágil

capaces de prever y cambiar antes de que surja la necesidad de cambiar, ver el cambio como una oportunidad y aceptar las nuevas formas de trabajar sin sentirse amenazado.

Es también fomentar maneras de trabajar más ágiles y flexibles, además de facilitar que la información circule de manera rápida y estratégica, promoviendo el uso de la tecnología como facilitador y promoviendo la confianza, la colaboración y la participación para la consecución de los objetivos comunes y personales.

 

Comodidad con la ambigüedad

La vida está en un estado perpetuo de beta. Por lo tanto, es esencial poder permanecer con la ambigüedad que la vida nos presenta, tomar decisiones frente a información incompleta y perfeccionar a medida que uno explora y experimenta parece ser la forma de surfear la realidad.

También es importante recordar que lo que hoy entendemos como trabajador está en peligro de extinción como tal. Cada día vamos más hacia la responsabilidad personal, trabajos por objetivos y proyectos, trabajo autonomo,  socios, equipos multidisciplinares, emprendedores y colaboradores, sin olvidar a los consumidores que también son prosumidores en el mundo de hoy.

Los líderes de hoy, con mentalidad digital, deben mitigar los conflictos y servir de puente entre lo viejo y lo nuevo, amortiguando los golpes que azotan los cambios que muchas veces nos cuesta de digerir y de entender.

 

La mente del explorador

Un digital mindset incluye el uso de la tecnología como herramienta de exploración. Poseer la naturaleza exploratoria de un viajero y una curiosidad innata para ir más allá del trabajo establecido es una habilidad al alza en la actualidad y que a la vez obedece a una mentalidad abundante.

Aquellos que puedan aprovechar la oportunidad de explorar y aprender más allá del deber serán los que sigan siendo relevantes y aporten valor a sí mismos y a las organizaciones para las que trabajan.

 

Enfoque colaborativo


La colaboración parece ser el mantra de la época y para un digital mindset. Vivimos en un mundo complejo y cambiante, bombardeado por desafíos nuevos e imprevistos. La complejidad de hoy requiere diversidad de pensamientos, enfoques e ideas diferentes para resolver problemas y parece que las experiencias y conocimientos del pasado no son necesariamente predictores confiables del futuro.

La innovación y la creación de valor en un entorno digital requieren la colaboración de personas que piensan de forma muy diferente, con experiencias y backgrounds diversos y con también diferentes formas de ver la vida. Por ello, la colaboración es la única forma que tiener sentido en este mundo complejo, definiendo equipos de trabajo que funcionen bajo la apertura de mente y el respeto para aprovechar al máximo las sinergias.

 

Abrazar la diversidad

La colaboración por sí sola no será suficiente a menos que sea inclusiva. La diversidad cognitiva es lo que nos ayuda a tener sentido frente a la complejidad. Las personas que piensan igual no tienen ideas innovadoras cuando se enfrentan a una excepción o desafíos novedosos. Se requiere gente con diferentes modelos mentales y visiones del mundo divergentes para hacerlo de manera efectiva.

Como ya sabemos, somos propensos a relacionarnos con personas que poseen muchas similitudes a las nuestras, nos gusta la confirmación de nuestras propias ideas. Por lo tanto, cualquier persona  o idea que las amenace se encontrará con una actitud defensiva o evasiva y este patrón no nos interesa en un mundo digital.

Una mentalidad digital sin embargo, irá más allá de encerrarse en sus ideas y además de escuchar con inquietud e interés se cuestionará sus propias convicciones e incluso podrá adoptar nuevas que haya encontrado interesantes.

Honestamente, del 0 al 7, ¿cuánto de digital mindset eres actualmente?, ¿estás preparado para el presente y futuro de la era digital?