Hay muchos autores y maestros que han escrito sobre “el arte de estar bien” y todos coinciden en aspectos como son: la aceptación, aprencer a vivir el presente y hacerse responsable de nuestras emociones.

“En este momento se encuentra todo aquello que andas buscando”.- RALPH WALDO EMERSON

 

La Aceptación

Para mí la aceptación es ver una situación que te crea conflicto de otra forma, es abandonar tu lucha por querer cambiarlo e intentar entender que eso está pasando por alguna razón que yo en ese momento no soy capaz de ver ni entender. Sino puedo hacer nada al respecto debo continuar y quizás ya lo veré más claro más adelante, y al dejar ir muchas veces lo llegas a ver más claro.

La no aceptación de nuestras emociones y su represión dificulta seriamente que no sepamos vivir el momento. Estas emociones que no aceptamos ni gestionamos se manifiestan en quejas y malestar general, haicendo que incluso que en buenos momentos no seamos capaces de disfrutar totalmente de esa experiencia.

Por ello es tan importante saber parar e indagar qué está pasando dentro de nosotros, pero como no es plato de buen gusto intentamos estar ocupados todo el tiempo. Seguro que os ha pasado alguna vez que durante una larga temporada tenéis la agenda a tope… algo que a mi me suele pasar habitualmente… así que hay que estar atentos, ¿de qué nos escondemos? ¿Para qué estamos tan ocupados?

Es en el silencio y en la inactividad donde reconectamos con lo que somos y con lo que sentimos, aunque a veces duela no poder estar en silencio es un ejercicio vital para más adelante sentirse mejor de forma sostenible en el tiempo.

Responsabilidad emocional

Al ser conscientes que la felicidad depende únicamente de nosotros, todo cambia. El hacernos cargo de nuestras propias emociones es un ejercicio que aunque al principio es duro y confuso nos trae sólo beneficios a largo plazo.

“No te creas todo lo que piensas”.- Byron Katie

Ejercicios de indagación como “the work” de Byron Katie son de gran ayuda para identificar, gestionar y cambiar dichas emociones por otras más beneficiosas. Si piensas diferene y aceptas, tus emociones pueden llegar a trascender, sólo tienes que entender que todo lo que sientes es tu responsabilidad y no culpa de los demás.

La culpa es algo que hacemos de forma muy insconsciente y que a la vez es muy dañina, la culpa lleva consigo el castigo y por lo tanto, no entiende de aceptación ni transciende la situación.

“No te creas todo lo que piensas”.- Byron Katie

Aprender a vivir el presente

Aprender a vivir el presente es aprender a fluir con la vida misma, aceptar que las cosas son como son sin querer cambiarlas en ese momento exacto es la clave, para ello debemos aprender a reflexionar sobre nuestras percepciones y emociones, pero a la vez, ¿podemos dejar de pensar y etiquetar para simplemente estar y ser sin juicios ni pensamientos?

Estar en el pasado o en el futuro de forma muy ocasional solo nos trae problemas, no fluimos porque estamos con al mente ocupada, no dejamos espacio para lo nuevo y real, ya que el pasado son recuerdos y el futuro es imaginacón, temporalidades que al ego le encanta para atraparte y que no disfrutes y fluyas con el ahora.


No identificarse con lo que es agradable
Ni identificarse con lo que es desagradable
No mirar a lo que es placentero
Ni a lo que es displacentero
Porque en ambos lasdos hay dolor.
El Buda, Dhammapada