Seguro que habrás escuchado antes que “el tiempo en sí no existe, es tan sólo una ilusión”, pero lo que le da sentido al tiempo podemos decir que es vida misma, nuestra vida continua porque sigue a lo largo del tiempo.

No tengo tiempo… pregúntate ¿es eso realmente cierto?

Si sueles decir “no tengo tiempo” examina tu día… ¿realmente no tienes tiempo?, ¿tus días son más cortos que los del resto?, ¿en qué ocupas el día?

Hoy en día cuando vemos que no queremos hacer algo pero nos sentimos obligados o sencillamente no nos organizamos bien y de paso queremos demostrar que tenemos una vida muy emocionante e interesante, lo que solemos decir es que “no tengo tiempo”.

Esta frase además, te da una cierta ventaja frente al resto, es como ser “muy guai” por tener una vida muy ocupada, o por el otro lado te eximirte de responsabilidad, ya que “te falta tiempo” y entonces como que la cosa entonces no va contigo. Lo cierto es que realmente si tiramos del hilo esta frase encubre algo muy diferente.

Yo he sido experta en este tema, al ser freelance y trabajar por mi cuenta la gente se piensa que tengo todo el tiempo del mundo por trabajar en casa y en vez de decir “no” porque tengo trabajo o cosas que hacer, decía el mismo “no tengo tiempo”. Otras veces, por falta de gestión del tiempo, obviamente…

¿Por qué nos cuesta tanto decir no?, ¿por qué nos escudamos en excusas si realmente no queremos hacer algo o ir a algún lugar?, ¿nos da tanto miedo decir lo que queremos, lo que no y mostrar quienes realmente somos?

Todos tenemos las mismas horas al día, lo único que debemos tener muy en cuenta es diferenciar cuáles son las cosas realmente importantes y relevantes en nuestra vida y darles prioridad.

Para mí lo que tiene prioridad es aquello que marca la diferencia, aquello que si mañana no está me arrepentiré de no haberle prestado más tiempo o haberlo intentado más y mejor, son en general relaciones, personas, proyectos, acciones concretas, atención a una situación y más presencia, lo que hace que mi día sea mejor.

Por lo tanto, más que “no tener tiempo” sería que, para ese tema en cuestión, o no está dentro de mis prioridades y no me interesa por el momento o sencillamente es que no me sé administrar bien el tiempo.

Esto de poner prioridades en tu vida seguramente te suena y bastante, es más, seguramente estarás pensando que ya… eso ya lo sé, pero relamente no es cuestión de saber, ¡es cuestión de aplicar!

Relato sobre qué es importante en la vida

Te recomiendo una historia o relato sobre unas pelotas de golf que lo expresa muy gráficamente. ¿Qué es más importante: las pelotas de golf o la arena?

Un profesor, delante de su clase de Filosofía y sin decir palabra, tomó un frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Luego le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

Así que el profesor tomo una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno, ellos volvieron a decir que sí.

Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena lleno todos los espacios vacíos, así que el profesor pregunto nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ‘sí’ unánime.

El profesor enseguida agrego dos tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

QUIERO QUE SE DEN CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona. Son cosas, que aún si todo lo demás lo perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc.

La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.

Si llenamos de arena todo el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad: juega con tus hijos, tomate tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita, …

Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua. Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan y establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y pregunto que representaba el café.

El profesor sonrió y dijo: ‘Que bueno que lo preguntas… Sólo es para demostrarles, que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo”

Además, hay que destacar que la emoción que hay detrás de “no tengo tiempo” genera estrés y esto te indica que hay algo que no acaba de fluir, ya que si realmente estuvieras ocupando el día en lo realmente importante, no tendrías la sensación de pérdida de tiempo.

Gestión del tiempo

Otro tema también son aquellas pequeñas cosas que aunque parezca que no, nos roban tiempo, son los llamados robatiempos, aquellos que nos van quitando tiempo poco a poco y nos quita productividad, tales como: echar vistazo a las redes sociales, checkear el whatsapp, mala gestión del correo, llamadas innecesarias, etc.

Estos robatiempos, bien organizados no son un problema pero realizando un mal uso pueden quitarte mucho tiempo y energía.

Además, una vez que seas consciente de que no te gestionas bien el tiempo y que vas un poco “según demanda”, deberías preguntarte el para qué quieres más tiempo, ¿es para una prioridad o para perder más el tiempo?

Así que parece que deberíamos hacer un poco de tiempo para averiguar qué pasa con esta gestión del tiempo y cómo podemos mejorarla, parece muy razonable.

Debemos ser conscientes de que si estamos viviendo en nuestro propósito y disfrutamos de la vida que llevamos no sufriríamos ese “estrés”, así que deberíamos pararnos y replantearnos qué estamos haciendo con nuestra vida y abandonar el piloto automático, porque al fin y al cabo nuestra felicidad es una de las cosas más importantes y preciadas en nuestra vida.

Si no estamos tranquilos y en nuestro centro, si pensamos que la vida se nos pasa sin darnos cuenta, no hay nada más inteligente que pararse a revisar, tener claridad en cuál es nuestro propósito u objetivo en la vida es muy importante, nos da el empuje y el sentido de todo.

Por lo tanto, no es cuestión de “no tener tiempo”, en mi opinión es cuestión de tener un propósito y organizarse bien el día, priorizar tareas y gestionar el tiempo de forma óptima para mejorar la productividad.